Marruecos, un explosión para nuestros sentidos
4.8 (96%) 5 votes

Marruecos, ese país diferente. Es sorprendente como en apenas 2 horas de vuelo te puedes sumergir en un lugar tan diferente en algunos aspectos del Viejo Continente. Te subes a un avión en Madrid, aterrizas en Marrakech y sólo queda empezar a alucinar.

Olores, contrastes, ritmo de vida, tráfico…sí, ya estamos allí! Y si queremos ver la máxima expresión de todo esto, tenemos que ir a la plaza Jma El Fna, esto sí que es locura absoluta!

Que ver en Marrakech - TusguiasdeviajePero Marruecos es mucho más…hay mil lugares que visitar. Muy cerca de Marrakech tenemos el precioso Valle de Ourika repleto de cascadas y montañas. Si queremos descubrir lo contrario y estamos con ganas de mar, una gran experiencia es conducir hasta Essaouira y recorrer esta bonita ciudad fortificada repleta de pescadores. La ciudad en sí es una pasada, pero, ¿y sus playas? Alucinantes! Muy típica la estampa de ver ese camello paseando por la orilla del mar.

Otros dos lugares míticos de Marruecos son Rabat, su capital, y Casablanca. De la primera podemos destacar sus barrios tan auténticos y su preciosa puesta de Sol; porque sí, en Rabat hay playa y está bastante bien. Otro imperdible es pasear por el barrio de los Oudayas con sus casitas pintadas en azul marroquí y blanco que le dan un “toque Mediterráneo” bastante curioso.

A poco más de una hora en tren tenemos Casablanca, una ciudad particular ya que mezcla al máximo la diferencia entre el mundo árabe y el mundo occidental habitual al que estamos acostumbrados.  En la zona de playas puede parecer en algún momento que no estamos en un país musulmán, hemos llegado al Miami de Marruecos. El corazón de la ciudad tiene un aspecto de ciudad financiera bastante relevante, y por supuesto, la famosa Mezquita de Casablanca donde sus alrededores son 100% musulmán.

Mención especial hay que darle a esta Mezquita ya que su construcción, ubicación y tamaño la hacen impresionante, realmente bonita.

Mezquita de CasablancaNo podemos hablar de Marruecos y no hablar del desierto, ya que una de las actividades más habituales a realizar en este país es pasar alguna noche en algún poblado local disfrutando y experimentando la sensación de ser un beduino más. Para estas actividades hay muchas alternativas, pero es importante estar atentos y no caer en la trampa de hacer una “gran turistada”.

¿Y lo mejor de Marruecos? Para mí sin duda, las Medinas. Me encanta ese caos controlado que se produce en todas ellas, aunque si tuviera que destacar alguna sería la Medina de Marrakech, ésta es una auténtica pasada tanto or su tamaño como por sus rincones únicos en los que puedes perderte horas y horas. Ya me contaréis, pero si algo que queráis comprar y no encontréis en la medina de Marrakech es que seguramente no exista… 🙂

Por supuesto hay que hablar de la comida en Marruecos, qué buena! Tienen platos muy auténticos y la verdad que por módicos precios se puede disfrutar de una gastronomía estupenda, eso sí, siempre conjugando bastantes especias en todas sus comidas.

Ya sabéis, Marruecos es un país TOP para visitarlo y dedicarle unos cuantos días de vacaciones ya que seguro que no os va a defraudar.

Print Friendly, PDF & Email

¡Deja un comentario!

¡Escribe tu comentario!
Escribe tu nombre