Ourense, la ciudad del oro
4.8 (95%) 4 votes

Galicia es una de las Comunidades Autónomas de España con más belleza por metro cuadrado. Sus imponentes parajes naturales como el Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas o el Parque natural de Baixa Limia – Serra do Xurés, sus espectaculares playas y sus innumerables yacimientos arqueológicos como los castros, entre los que destaca el Castro de Baroña por su increíble ubicación junto al mar, son solo algunos de los motivos por los que los turistas deciden desplazarse hasta el noroeste de la península. La gastronomía, la infinidad de eventos y fiestas culturales así como el famosísimo Camino de Santiago ponen la guinda a un pastel que convierte a Galicia en uno de los destinos más dulces para visitar.

Por su geografía, bañada por el Océano Atlántico y el Mar Cantábrico, lo habitual es que se opte por visitar alguna zona costera. La Ría de Vigo, en las Rías Baixas, es de las que más turismo atrae pero también en zonas de las Rías Altas, menos visitadas quizás por su climatología más adversa, podemos encontrar lugares espectaculares como Cariño, Foz o Ribadeo, en donde se encuentra la famosa Praia das Catedrais. Finisterre, considerada en la Antigüedad como el fin del mundo, también se encuentra en esta zona, convirtiéndose en uno de los puntos más visitados por los turistas que buscan captar con sus cámaras la inmensidad del mar en todo su esplendor.

As_Burgas._Ourense
Fuente: Wikimedia

Con todo, no solo las zonas de costa son un reclamo turístico ya que Galicia también esconde en su interior grandes joyas como la ciudad de Ourense. Del latín Auriense (ciudad de oro) es conocida por sus aguas termales, que le han valido el sobrenombre de capital termal. Fueron los romanos, a los que también les debemos la existencia de inventos como el suelo radiante o establecimientos de entretenimiento como los casinos, los que explotaron en su época las aguas minerales que pasan por debajo de la ciudad. Acondicionadas con el paso de los años y en diferentes épocas, Ourense cuenta en la actualidad con varios puntos termales que hacen de ella un auténtico paraíso para los que buscan un viaje de relajación y calma. El más céntrico de ellos es el que se conoce como As Burgas, situado en el corazón del entramado urbano y formado por tres manantiales: Burga de Arriba, Burga do Medio y Burga de Abaixo. El agua que mana de estos tres manantiales ronda una temperatura de entre 64 y 68 grados centígrados y contiene propiedades medicinales que ayudan a tratar diferentes problemas dermatológicos.

En el año 2010 se construyó una piscina termal en la Burga de Arriba que permite a sus usuarios disfrutar de un baño termal a 37 grados centígrados en pleno casco histórico. Las instalaciones también cuentan con una Terma Romana o Sauna Húmeda así como un espacio de hamacas y sombrillas, especialmente atractivo en los meses de verano cuando las temperaturas pueden llegar a alcanzar los 40 grados.

As_Burgas_Ourense_piscina_termal_panoramio
Fuente: Wikimedia
Espacio_termal_en_Las_Burgas_Espazo_térmico_en_As_Burgas-Ourense
Fuente: Wikimedia

El resto de puntos termales se encuentra a las afueras de la ciudad, a orillas del río Miño, ofreciendo una gran variedad entre espacios públicos y gratuitos y privados. Las pozas de A Chavasqueira, son las únicas de titularidad privada y cuentan con un manantial que suministra agua que ronda los 40 grados centígrados a las tres piscinas exteriores. En el interior del edificio, construido siguiendo el modelo de los templos japoneses, se encuentran diferentes piscinas que ofrecen a los usuarios diversas temperaturas para poder realizar terapias de contraste. 

Termas de A Chavasqueira_Ourense
Fuente: Wikimedia

A menos de un kilómetro de A Chavasqueira, se encuentra el manantial de O Tinteiro, a donde la gente se acerca a llenar garrafas y botellas de agua por sus propiedades para tratar problemas de la piel. El olor a azufre en esta zona es bastante fuerte y no dispone de piscinas o pozas como en los casos anteriores. Con todo, las aguas de O Tinteiro atraen a profesionales de todo el país e incluso de Portugal así que olvidaros del olor por un rato y no dudéis en visitarlo.

A Burga do Muíño y Outariz completan este “roteiro termal”. Ambas son totalmente gratuitas y cuentan con espacios verdes donde poder relajarse así como con vestuarios y baños adaptados. De las dos destaca especialmente la de Outariz, que cuenta con aguas que rondan los 60 grados centígrados y que son especialmente recomendadas para dolencias como el reuma o la artritis. Lo más llamativo de ellas es que en un punto se puede observar como el agua termal brota directamente de una fisura entre las rocas.

Termas_de_Outariz
Fuente: Wikimedia

Otro de los atractivos de la ciudad es su casco histórico, en el que se encuentra la Catedral y la Plaza Mayor. La Catedral de la ciudad de Ourense está dedicada a San Martín, patrón de la ciudad, y fue construida entre el siglo XII y XIII. En la actualidad la entrada a este monumento religioso, considerado como Bien de Interés Cultural, es de pago para todos aquellos que no estén empadronados en la ciudad. A pesar de ello, su visita interior está más que recomendada.

Ourense CatedralA pocos metros de la Catedral se encuentra la Plaza Mayor, antaño la Plaza del Campo,  que presume de ser una de las pocas plazas mayores de toda Europa con el suelo inclinado. La plaza tiene forma irregular y está porticada por tres de sus costados, excepto por el frontal, en donde se encuentra la fachada del Concello (Ayuntamiento en gallego). Los tres laterales cubiertos forman el Espolón, antiguo espacio por el que paseaba la nobleza y que hoy alberga una gran cantidad de terrazas en las que tomar algo a mediodía o a última hora de la tarde, cuando la ciudad comienza a animarse.

Tanto la Plaza Mayor como la Catedral han sido escenario de varias producciones cinematográficas entre las que destacan Los girasoles ciegos y A Esmorga, basada en la obra homónima de Eduardo Blanco Amor.

El Puente del Milenio y el Puente Romano, ambos sobre el Río Miño, son otro de los puntos fuertes de la ciudad. El primero fue inaugurado, curiosamente, en septiembre de 2001 y no en el 2000, al cual hace referencia en su denominación. Lo más llamativo de esta construcción diseñada por el arquitecto Álvaro Varela es su forma elíptica que permite a todo aquel que se atreva a subirlo disfrutar de unas vistas espectaculares del Miño con la ciudad de fondo a más de 20 metros de altura. A pesar de la enorme inversión económica que supuso su construcción, tan solo uno de cada diez ourensanos os dirá que ha subido los cientos de escaleras de este símbolo de modernidad de la ciudad.

Arquitectura Ourense
Fuente: Pxhere

El Puente Romano, por su parte, se posiciona como un auténtico símbolo de la ciudad. Su origen, como su propio indica, es romano y según la tradición se sitúa en la época de Trajano. Su construcción marca el propio inicio de la ciudad ya que se trataba del único paso para sortear el Miño en kilómetros, un punto estratégico por tanto para los romanos que pronto se asentaron en las zonas cercanas al río dando lugar a la ciudad. La importancia de este puente es tal que forma parte del escudo, aunque con una de las torres con las que contaba y que fue demolida en el siglo XIX.  

Roman_bridge Ourense
Fuente: Wikimedia

En el campo cultural destacan las fiestas del magosto y el entroido. La primera de ellas se lleva a cabo a mediados del mes de noviembre y tiene a las castañas y a los chorizos como protagonistas. En la ciudad se suelen llevar a cabo diferentes magostos urbanos pero si lo que queréis es vivir al 100% el magosto ourensano lo suyo es subir hasta el monte Montealegre y disfrutar de las espectaculares vistas comiendo un buen bocadillo de chorizo gallego a la brasa.

El entroido, así es el término gallego que se emplea para definir al carnaval, varía sus fechas en función al calendario oficial pero suele celebrarse a lo largo del mes de febrero. En la ciudad la gente se disfraza y se hacen diferentes desfiles y pasacalles aunque lo fuerte de esta festividad no tiene lugar en Ourense capital sino en varios municipios de la provincia: Xinzo de Limia, Laza y Verín.  Destacan además el día de comadres y el de compadres, que dan inicio al carnaval dos semanas antes de los días fuertes.

También destacan las fiestas de Samaín, la versión celta de Halloween, y Os Maios, una fiesta que se celebra a principios del mes de mayo y en la que las flores son las protagonistas.

Por si todo esto no fuera suficiente, Ourense se encuentra a muy poca distancia de localidades como Allariz (a tan solo 20 minutos) que destaca por la Festa do Boi o Carballiño (media hora aproximadamente) mundialmente famosa por su tradicional Fiesta del Pulpo.

No habrá oro en las aguas del Miño como antaño pero sin duda Ourense es un destino que brilla tanto como el preciado metal.

Print Friendly, PDF & Email

¡Deja un comentario!

¡Escribe tu comentario!
Escribe tu nombre