Como cualquier país ubicado en El Caribe, Cuba es un paraíso natural y un enclave bastante peculiar. Su historia ha estado marcada por la lucha constante de un pueblo, lo cual puede sentirse en sus calles. Además, los hoteles en Cuba son económicos y variados, de modo que no tendrás problema a la hora de encontrar alojamiento. Pero, si todavía no te has decidido a hacer un pequeño viaje a esta maravilla isla, te traigo una serie de razones por las que debes hacerlo.

CubaSu historia

Pocos países del mundo pueden presumir de una historia de lucha y superación como la isla de Cuba. De su pasado antes de la llegada de los españoles, poco se puede decir por la falta de documentos. Sin embargo, en Cuba fue donde Cristóbal Colón pisó tierra en 1492 aunque, eso sí, para proseguir su viaje.

Poco después, en 1511, Diego Velázquez comenzaba la conquista de la isla y fundaba La Habana, entre otras. La población local fue fácilmente derrotada y sometida a trabajos forzados. Desde entonces, Cuba gozaría de un protagonismo para la Corona española, pues era un punto neurálgico que permitiría conquistar otros territorios. Desde Cuba, por ejemplo, salió Hernán Cortés hacia México.

Dado que la población local no soportó las duras condiciones de trabajo a las que estaban expuestos, en este rincón del mar Caribe desembarcaban los barcos provenientes de África con esclavos negros. Así, la población cubana fue poco a poco configurándose gracias a la unión de varios pueblos, dando origen a una historia peculiar y muy interesante.

En 1898 los cubanos, gracias al apoyo de Estados Unidos, expulsaron a los españoles y consiguieron su independencia. Sin embargo, esta independencia era teórica, ya que tras el sometimiento de los españoles llegaba el de los americanos, una lucha que siguen arrastrando hoy en día.

La primera mitad del siglo XX fue algo inestable. A la dictadura de Batista, colaborador de Estados Unidos, siguió el levantamiento de 1959 liderado por Fidel Castro. En los últimos años, la isla ha ido abriéndose y mejorando sus relaciones con Estados Unidos, de modo que cada vez es más común ver a turistas y comercios norteamericanos en ella.

Cultura y arte

Precisamente por la mezcla de culturas y razas, La Habana es una ciudad diferente que hay que comprender. Si paseas por sus calles, encontrarás arte de diferentes culturas, murales de Fidel Castro y el Ché, música con influencia africana de descendientes de los antiguos esclavos o joyas arquitectónicas envidiables.

La etapa colonial

En lo que se conoce como “La Habana Vieja”, existen numerosas construcciones que remiten a los casi 400 años de dominio español. En la Plaza de la Catedral se encuentra su templo cristiano, del siglo XVII y uno de los edificios más bonitos de toda la ciudad. El Palacio de los Capitanes Generales, en la Plaza de las Armas, era la antigua residencia de los gobernadores y está rodeado de librerías de segunda mano.

Las mayores piezas de arte colonial se hallan en la Plaza Vieja de la Habana, antigua sede del mercado y uno de los puntos más animados. Está repleta de restaurantes y música en directo. Además, existen otros puntos históricos en la ciudad, como el Castillo de la Real Fuerza o el convento de San Francisco, que pueden ser visitados.

La Cuba independiente

Desde su independencia, La Habana ha ido ampliándose poco a poco. Uno de los edificios más característicos es El Capitolio, construido a imitación de edificio de Estados Unidos. Por su parte, el edificio Bacardí era la sede de la empresa proveedora de la bebida alcohólica. Subir a su terraza ofrece una de las vistas más impresionantes de la ciudad.

El Museo de la Revolución, además de tener una fachada muy hermosa, está dedicado a los protagonistas de la revolución de 1959. Justo enfrente se encuentra el Museo de Bellas Artes, uno de los más completos de Latinoamérica con obras de artistas cubanos.

Si quieres alojarte en un hotel mítico, el Habana Riviera by Iberostar fue declarado Monumento Nacional de Cuba en el 2012. Además de estar situado frente al mar, su mobiliario y aspecto lo convierte en un emblema de la arquitectura cubana.

Otros de los rincones emblemáticos de la ciudad son el mítico barrio chino, el monumento al Ché en la Plaza de la Revolución o el Hotel Sevilla, de estilo árabe-andaluz y uno de los rincones preferidos de Al-Capone.

La ciudad de la música

Una de las cosas que más te llamarán la atención si visitas La Habana es la música que suena en casi todas sus calles céntricas. Los cubanos, debido a sus raíces, son muy propensos al ritmo, un rasgo que además imprime un carácter alegre y animado en todos los puntos.

En este sentido, el Gran Teatro Alicia Alonso -otro de los edificios construidos en época de dominación española- es una preciosidad por fuera y por dentro. Te recomiendo que reserves entradas y acudas a un espectáculo, porque no te arrepentirás.

Print Friendly, PDF & Email

¡Deja un comentario!

¡Escribe tu comentario!
Escribe tu nombre